Seguridad de productos

Cuando Chile se adhirió a La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) se le establecieron el cumplimiento de una serie de parámetros para su incorporación. Una de ellas, se refiere a la seguridad de productos relacionada con la salud y la protección del consumidor que las empresas diseñan, fabrican, importan o venden. Esto resulta especialmente delicado en el caso de productos no alimenticios para niños, niñas y bebes.

Se define como Seguridad de Productos a “una arista del derecho a la seguridad en el consumo y supone que todos los productos que se comercializan en el mercado deben ser seguros, esto es, no presenten riesgos o presente únicamente riesgos mínimos compatibles con el uso del producto y por lo tanto, estén libres de riesgos inadmisibles (www.seguridaddeproductos.cl).

En términos generales. En Chile los productos que se vigilan están asociados a rubros como vestuario y accesorios, vehículos para el deporte y recreación, para necesidades especiales, vehículos motorizados, productos eléctricos y electrónicos, fuegos químicos e inflamables, aseo personal, hogar y construcción y productos para niños y bebes.

Las acciones y tipos de productos para niños y bebes que son materia de la seguridad de productos, han sido definidas a través de mesas de trabajo con instituciones, ONGs y asociaciones de consumidores. Además, se ha tomado en cuenta para su vigilancia e identificación los riesgos asociados y las estadísticas de salud pública sobre accidentes en lo que están frecuentemente involucrados niños y niñas, tanto en Chile como en otros países que pertenecen a la OCDE. Llámese muertes o heridas por envenenamiento, asfixia, caídas, lesiones, entre otras (Sernac).